Aceite Puro de Argán Exialoe Biológico con Aloe vera, opiniones, testimonios

Aceite puro de Argán con aloe vera Orgánico 100% Natural Exialoe

Aceite puro de Argán con aloe vera Orgánico 100% Natural Exialoe

Sin conservantes.
Aceite puro de Argán biológico, enriquecido con 5% de aceite de Aloe, Coenzima Q-10 y 1% de Vitamina E natural. El oro líquido de Marruecos para el cuerpo, cara y pelo.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Sí tienes los derechos de autor de algún texto enviado por visitantes de nuestra Web y quieres que lo eliminemos,

te agradeceremos que nos avises enviándonos un mensaje a info@aloefabrica.com para eliminarlo lo antes posible.


Información útil Publicado por Francisco Moreno ( Huelva )

El Aceite de Argán Marruecos es el lugar de origen del llamado oro líquido. Se trata de un árbol nativo del continente africano del que se puede extraer un aceite que es usado por los nativos de la región para muchos fines, y que, hoy en día es un producto que se ha hecho popular en todo el mundo gracias a sus maravillosas propiedades. Los principales usos del aceite de argán son los culinarios y los de cuidado personal, en ambos casos puede aportar grandes beneficios a la salud de las personas que lo usan. El aceite de argán es rico en ácidos grasos como el ácido oleico y el ácido linoleico. También contiene una gran cantidad de moléculas de vitamina E, fenoles, carotenos y grasas insaturadas saludables para el organismo. Depende del método que se use para su producción, puede llegar a conservarse en su estado natural por mucho más tiempo que otros tipos de aceite. Los ácidos grasos que están presentes en mayor proporción en el aceite de argán, son los ácidos grasos omega 6, que tiene propiedades antioxidantes para rejuvenecer el cuerpo interna y externamente. Otro de los elementos que componen el aceite de argán, es el trocoferol, una forma adicional de vitamina E que ayuda a neutralizar la acción de los radicales libres. Es debido a esta sustancia que se dice que el aceite de argán es útil en la prevención del cáncer. El escaleno es otra parte fundamental en la composición del aceite de argán, y se trata de un elemento que puede favorecer el desarrollo de algunos procesos físicos y químicos que tienen lugar en el organismo y puede producir impacto positivo sobre la regeneración de los tejidos, es por eso que se usa para reducir la notoriedad de las cicatrices, de las líneas de expresión y de las heridas o quemaduras. La dosis recomendada del aceite de argán, es de una o dos cucharadas al día y se recomienda no usarlo para freír o en cualquier otro modo de preparación que lo exponga a una gran cantidad de calor. Para conservar sus propiedades intactas, es más conveniente usarlo para untar sobre las comidas o para aderezar las ensaladas. El aceite de argán puede ser utilizado tanto de manera tópica como a través del consumo oral. Sus propiedades son diferentes al ser usadas de forma interna y de forma externa. Entre los principales beneficios del aceite de argán podemos mencionar que puede proteger el organismo de la aparición de enfermedades como la hepatitis, previene la diabetes, evita la proliferación de virus e infecciones, es efectivo para combatir la obesidad debido a sus propiedades nutricionales y reduce la concentración de sustancias dañinas dentro del organismo como el colesterol negativo. La prevención de las enfermedades del corazón y del sistema circulatorio es otro de los factores que hacen del aceite de argán un componente alimenticio ideal para mantener el organismo en óptimas condiciones. El argán ayuda en el tratamiento de las enfermedades de las articulaciones como el reumatismo y la artrosis, mejora el proceso de cicatrización de la piel y alivia los síntomas que aparecen como consecuencia de las quemaduras por el sol. Cuando la piel está reseca, se puede aplicar un poco de aceite de argán para evitar que se formen cortadas o heridas debido a la falta de hidratación. Con frecuencia se usa el aceite de argán como ingrediente de la concina típica de Marruecos. Los pobladores de la tribu bereber lo incluyen cotidianamente para untar el pan, para condimentar el cuscús, como aderezo para las ensaladas y para preparar una pasta similar a la mantequilla de maní. Esta pasta recibe el nombre de Amlou y se prepara triturando las semillas de argán con rocas y la pasta que resulta se mezcla con un poco de miel. En los estudios que se han realizado acerca de las propiedades y los beneficios del aceite de argán para la salud, se ha encontrado que las personas que lo consumen regularmente, tienen muchas menos posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, obesidad y diferentes tipos de cáncer. En los experimentos realizados una parte de la población se alimentaba con aceite de argán y la otra con grasas de origen animal. Los resultados evidencian que el consumo del aceite vegetal de argán ayuda a eliminar los excesos de colesterol malo y los altos niveles de triglicéridos en la sangre. Entre los principales usos del aceite de argán encontramos que es común en el tratamiento de enfermedades de la piel como la psoriasis, la rosácea y el eczema y también se utiliza para mejorar la apariencia de la piel y el cabello. Las principales propiedades del argán en el campo de la cosmética, podemos destacar que su uso previene la aparición del acné, es un excelente emoliente, nutre y mejora la apariencia del cabello y por eso se usa actualmente para fabricar muchos productos relacionados con el área de la cosmética. Además de todas las propiedades que hemos destacado sobre el aceite de argán, sus facultades antioxidantes hacen que se retrase el proceso de envejecimiento y restaura la piel y el cabello que se ha dañado.
Los mejores beneficios que podemos destacar en el aceite de argán, encontramos su capacidad para hacer mucho más lenta la aparición de los signos de envejecimiento, es excelente para hidratar y nutrir la piel de todo el cuerpo, ayuda en la cicatrización y la limpieza de las heridas, evita la aparición de reacciones alérgicas en la piel y previene la secreción excesiva de sebo en la piel, que es casi siempre una de las principales causas por las que se produce el acné. El aceite de argán hace menos notorias las arrugas, las degeneraciones en la piel, los síntomas de enfermedades cutáneas infecciosas, las erupciones y las heridas que aparecen como síntoma de enfermedades como la psoriasis, el herpes y el eczema. El aceite de argán es un excelente elemento para suavizar y para hidratar la piel gracias a su gran contenido de ácidos grasos y ve vitamina E. Cuando la piel se ha deteriorado, estos dos componentes del argán pueden mejorar las condiciones de la piel. Además, es absorbido fácilmente y no produce ningún tipo de irritación en la piel. Úsalo como loción corporal poniendo algunas gotitas en tu crema corriente o simplemente haz suaves masajes en la piel del rostro y del cuello con aceite de argán. La piel tendrá un respiro de aire fresco gracias al uso del aceite de argán. La prevención de enfermedades en la piel y la apariencia saludable que tendrá, son los mejores efectos del aceite de argán en la piel. La vitamina E que está presente en el aceite de argán es un elemento esencial para nutrir el cabello y el cuero cabelludo. Gracias al uso de este aceite podrás acelerar el crecimiento de tu cabello y hacer que las nuevas fibras capilares sean mucho más fuertes y saludables. En algunos casos, gracias a sus propiedades, ha dado resultado para revertir la caída del cabello. Se puede usar cuando se tiene cuero cabelludo reseco y cuando hay problemas con la caspa; si tienes algún inconveniente con la salud y la apariencia de tu cabello debido a los tratamientos químicos, también es posible usarlo para revertir el daño. El argán es un ingrediente muy conveniente para incluir en la fabricación de los shampoo gracias a sus componentes que permiten restaurar, fortalecer y darle brillo al cabello. Es ideal para los cabellos que son resecos, muy delgados o que han sido afectados por los tratamientos de calor o los tintes. Puedes tomar algunas gotas del aceite de argán y ponerlas en tu shampoo cotidiano. También lograrás ver excelentes resultados y no tienes que fijarte en la cantidad que agregas porque gracias a su textura poco grasosa, tu cabello no quedará impregnado de grasa. También puedes preparar una mascarilla para dejar en tu cabello después del lavado cotidiano. Si lo dejas aplicado, lograrás potenciar sus beneficios en el cabello y lograr una apariencia más saludable, y una sensación más agradable al tacto. El aceite de argán también puede ayudarte a mantener tu peinado por mucho más tiempo y al no tener ningún elemento químico que pueda afectar tu cabello, puedes usarlo con la frecuencia que quieras para reparar tu cuero cabelludo y reparar las puntas abiertas. Si tienes prisa y necesitas que tu peinado dure por mucho más tiempo, puedes aplicar un poco de aceite de argán. Además de ayudarte a lograr un peinado bien terminado, actúa simultáneamente y penetra en tu cuero cabelludo para protegerlo del daño que ocasiona la exposición a la luz solar. Solamente debes aplicar algunas gotas de aceite de argán en tu cabello húmedo o seco y esparcirlo muy bien  por todo tu cabello. El argán puede hacer que el cabello tenga una textura mucho más suave, sedosa y brillante; ayuda a reparar las puntas abiertas y elimina el frizz que queda después del peinado.
¿Cuál es la apariencia de un buen aceite de argán? Para que tengas un producto de calidad, debes fijarte en ciertos aspectos que te garantizan que el aceite es genuino. El Olor cuando se trata de un aceite de argán bien elaborado y es de origen natural. El aceite de buena calidad no tiene ningún olor característico, ni agradable ni desagradable. En algunos casos puede sentirse un ligero aroma a madera que es normal si se produce de forma artesanal. El Color al ser llamado oro líquido, es natural pensar que su color es de un dorado similar al de otros aceites vegetales, sin embargo, las tonalidades claras indican un mayor grado de pureza o una fabricación genuina. La Textura como ya lo hemos mencionado, la textura del aceite de argán es poco grasosa y de fácil absorción al aplicarla sobre la piel. Un indicador de buena calidad, es que el aceite no deje manchas grasosas sobre la piel o sobre las superficies. No se ha demostrado ningún efecto secundario relacionado con el uso del aceite de argán. Entre la gran cantidad de personas que lo han incluido como parte de su dieta y sus rituales de belleza, no se ha percibido ninguna consecuencia en la salud.  ¿Cómo se produce el aceite de argán? En su forma tradicional, el aceite de argán es producido por las mujeres de las tribus marroquíes y es un proceso que puede tardar mucho tiempo y requiere mucho esfuerzo. Los pasos para la extracción del aceite de argán son los siguientes durante los meses de Junio, julio y agosto se da la cosecha de los árboles de argán debido a las condiciones climáticas de la época, el árbol requiere de calores intensos para producir sus frutos, secar los frutos al sol después de recoger las semillas, se deben exponer al sol por varias semanas. La piel del fruto debe pasar de un color verde y una textura suave a un color café y consistencia seca. Puede ser la parte más difícil del proceso. Se deben eliminar las cortezas que cubren las nueces y en muchos casos se hace de forma manual. La corteza es bastante dura y es posible que al intentar retirarla se dañe, así que es importante tener bastante cuidado. Después de haber retirado las cortezas de los frutos, es necesario moler las semillas hasta formar una masa suave. Luego debe agregarse un poco de agua al recipiente para que el aceite se ubique en la parte superior y pueda ser extraído.


La información de las plantas medicinales y productos naturales que aportan nuestro visitantes en este sitio web debe tenerse en cuenta únicamente con fines informativos. Antes de utilizar y poner en práctica cualquier consejo aportado por nuestros visitantes, se debe consultar a un médico, no siendo recomendable el auto-diagnóstico ni la auto-medicación.