Bebida jugo Antioxi Exialoe con Aloe vera y Arándanos, opiniones, testimonios

Exialoe Bebida Antioxi Jugo Aloe vera con Arándanos

Exialoe Bebida Antioxi Jugo Aloe vera con Arándanos

Antioxi es una combinación de Jugo de Aloe Vera con Arándanos Rojos, Mirtilo, Luteína, Zinc y Selenio. Promueve la salud estomacal, dental, cardiovascular, antitumoral y del tracto urinario, protegiéndonos de infecciones y radicales libres.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Sí tienes los derechos de autor de algún texto enviado por visitantes de nuestra Web y quieres que lo eliminemos,

te agradeceremos que nos avises enviándonos un mensaje a info@aloefabrica.com para eliminarlo lo antes posible.


Información útil Publicado por Isabel Andrade ( Huelva )

Propiedades de los arándanos rojos: beneficios nutricionales más importantes de estos frutos rojos pequeños con sabor agrio pero importantes virtudes para la salud. Suele ser habitual confundir los arándanos en sí mismos con otra variedad bastante parecida pero que solo se diferencia en su color: los denominados como arándanos rojos. A diferencia de los arándanos negros o comunes, que presentan una apariencia oscura con un color violáceo-negruzco, los arándanos rojos se diferencian claramente por su destacado color morado. Además, tanto sus beneficios como sus propiedades nutricionales son bastante diferentes, al igual que su sabor. Y es que si bien es cierto que los arándanos comunes pueden ser consumidos frescos, los arándanos rojos cuentan con la desventaja que poseen un sabor agrio y ácido cuando son consumidos crudos. Beneficios de los arándanos rojos no tiende a ser habitual encontrarnos en muchos supermercados o tiendas de nutrición arándanos rojos frescos, siendo más común adquirirlos secos, edulcorados, en zumo o en conserva. Esto es debido a que, consumidos frescos/crudos, poseen un sabor fuerte, agrio y ácido que puede incluso llegar a resultar bastante desagradable. En lo que se refiere a los principales beneficios de los arándanos rojos, es cierto que posee unas virtudes parecidas a los beneficios de los arándanos en sí mismos, porque son adecuados a la hora de prevenir o aliviar las infecciones de las vías urinarias, como ocurre precisamente con la otra variedad, que a su vez destacan por su riqueza en antioxidantes. Es rico en taninos, lo que le confiere unos beneficios antibióticos interesantes precisamente a la hora de aliviar o prevenir este tipo de infecciones. Destaca también su contenido en fibra soluble, por lo que su consumo se aconseja cuando deseamos reducir los niveles de colesterol alto, gracias a que es útil para rebajar concretamente los niveles altos de colesterol LDL (o colesterol malo). Su contenido en taninos los convierten en unos pequeños frutos rojos interesantes en caso de trastornos digestivos y úlceras estomacales.


Información útil Publicado por Fernando Porras ( Cádiz )

El uso medicinal del arándano a lo largo de la historia se trata de una especie ampliamente utilizada en la medicina tradicional desde la Antigüedad hasta la actualidad. Ya sea en infusión, su jugo o su fruto, su poder curativo es ampliamente reconocido y se basa en sus propiedades antidiarreicas, hipoglucémicas, antibacterianas, antiinflamatorias, antioxidantes y astringentes, entre otras. Desde muy antiguo, especialmente entre las tribus indígenas americanas, se han utilizado los arándanos para la prevención y el tratamiento de las enfermedades de las vías urinarias. Así mismo, ha demostrado ser una de las causas de la excelente vista atribuida a los miembros de estas tribus, al constituir la base de la dieta de muchas de ellas. En Europa existen referencias de su uso por los griegos y romanos, aunque es en el siglo XVI cuando aparece en los primeros tratados de fitoterapia, fundamentalmente para el tratamiento de los cálculos de riñón. En el año 1500, un herbolario llamado Hieronymos Bock recomendaba el arándano para tratar cálculos en la vejiga y los trastornos del hígado, así como tomarlo en forma de jarabe para tratar la tos. Hacia el año 1700, las frutas de arándano se usaban ampliamente para tratar la fiebre tifoidea, problemas intestinales, gota, reumatismo y las infecciones de la boca, piel y tracto urinario. A principios de 1900, el té de arándanos secos se utilizaba ampliamente para el tratamiento de la diarrea y la disentería, principalmente como diurético y para detener el sangrado. También hay registros que muestran que los preparados de arándano se utilizaban para aliviar el escorbuto y el dolor al orinar, así como para detener la producción de leche materna. Ya en 1987 la Comisión Alemana E, organismo que evaluaba la seguridad y eficacia de hierbas con utilidad medicinal y concedía licencia médica para su prescripción en Alemania, autorizó el uso de los frutos de arándano para el tratamiento de la diarrea aguda no específica. Otros países de Europa, como Italia, utilizan los arándanos en forma concentrada para promover una buena circulación. En 2008, Health Canadá dio su sello de aprobación al tradicional uso medicinal oral de los arándanos como astringente para aliviar la diarrea. También se aprobó su uso para hacer gárgaras con el fin de aliviar la inflamación leve en las membranas mucosas de la boca o la garganta. Valores nutritivos y medicinales de Las bayas de arándano son muy nutritivas, ricas en fibra y libre de grasas y sodio. Su aporte calórico es relativamente bajo, de unas 30 calorías por cada 100 gramos. Además cuentan con un buen contenido de provitamina A, vitaminas C y E y magnesio. En concreto, las vitaminas que se encuentran presentes dentro de los arándanos, son la vitamina C, la niacina (B3) y la riboflavina (Vitamina B2), las cuales está en una proporción de 10, 0,4 y 0,05 miligramos por cada 100 gramos de frutos de arándano. Las sales minerales más abundantes dentro de la composición de los arándanos son el potasio, el fósforo y el calcio, las cuales se encuentran en una proporción de 80, 12 y 10 miligramos por cada 100 gramos de arándanos. Además, contiene diversas sustancias que le confieren sus grandes propiedades curativas: • Taninos: catéquicos (5 ‐ 12%) y proantocianidinas oligoméricas. • Flavonoides: astragalina, hiperósido, quercitina e isoquercitina. • Antocianos (0,1 ‐ 0,5%): malvidina, cianidina, petunidina y heterósidos de delfinidina con distintos azúcares.

Ácidos fenólicos derivados del ácido cinámico: ácidos cafeico y clorogénico. • Triterpenos: ácido usólico. • Iridoides: asperulósido y onotropeína (ésta sólo aparece en los frutos sin pelar). • Ácidos orgánicos (1%): ácidos quínico, málico y cítrico. • Glúcidos (3 ‐ 7%): polisacáridos como la pectina. Propiedades medicinales • Enfermedades de las vías urinarias: Sin lugar a dudas, uno de los principales beneficios de los arándanos es su capacidad para luchar contra problemas renales. De hecho, suelen ser la primera de las frutas recomendadas por la gran acción depurativa y desintoxicante que ejercen sobre dicha zona. En estudios comparativos se ha demostrado que el jugo de esta planta posee propiedades antibacterianas que la hacen muy adecuada en la prevención de la cistitis. Además, la ingestión de su zumo es un buen preventivo de la inflamación de la vejiga y las infecciones de los riñones, próstata, uretra y todo el tracto urinario en general. Finalmente, el jugo de arándanos es muy útil en la prevención o disolución de los cálculos de riñón. Parece ser que al acidificar la orina, este jugo ayuda a expulsar los oxalatos de calcio, lo que previene la formación de piedras en el riñón o ayuda a disolver las arenillas. • Trastornos del aparato digestivo: Los arándanos poseen propiedades astringentes y antivomitivas. También son muy ricos en componentes gastroprotectivos y antiespasmódicos y contienen más de 30 principios antiinflamatorios. Además, posee propiedades bacteriostáticas, capaces de detener el crecimiento de las bacterias. Todo ello se ha venido utilizando en el tratamiento de anomalías del aparato digestivo como diarreas, vómitos, malas digestiones, inflamaciones intestinales o gastroenteritis. Además, contribuyen a la pérdida de peso. • Tratamiento de heridas y úlceras: Los preparados de esta planta, utilizados externamente, poseen propiedades antiinflamatorias y vulnerarias muy eficaces para el tratamiento de enfermedades de la piel como úlceras de la boca, eccemas o acné. • Problemas del sistema circulatorio: El arándano favorece la circulación sanguínea. Posee propiedades vasodilatadoras, antiagregantes, antihemorrágicas y fortalecedoras de los capilares. Todo ello unido a su riqueza en vitamina P lo convierte en un buen aliado para el tratamiento de enfermedades relacionadas con el aparato circulatorio. Su uso resulta eficaz en alteraciones como la arterioesclerosis, varices, hemorroides y flebitis. Además, eleva el nivel de colesterol de alta densidad (HDL), más conocido como colesterol bueno. • Anemia: La vitamina C, además de su acción antioxidante, fortalece el sistema inmunológico y favorece la absorción de hierro por parte de nuestro organismo, por lo que es de gran ayuda para prevenir y ayudar en casos de anemia. • Diabetes incipiente: Las preparaciones de arándano constituyen una buena solución en los primeros estadios de la diabetes de tipo moderado en personas adultas, al contribuir a reducir los niveles de azúcar en la sangre. • Afecciones oculares: Se han llevado a cabo numerosos estudios que han demostrado la importancia que estos frutos tienen en la conservación de la vista y en la prevención de numerosas enfermedades oculares gracias a su alto contenido en flavonoides antocianinas, unos pigmentos que se encuentran en algunos frutos que van del color rojo al azul o morado como los arándanos, las frambuesas, las cerezas, las coliflores moradas, las ciruelas o las uvas. De esta manera, estos frutos son adecuados en caso de ceguera nocturna, glaucoma, desprendimiento de retina, astigmatismo o cataratas. • Enfermedades degenerativas: Gracias a su elevado contenido en vitamina C, es una de las frutas con mayor poder antioxidante, por lo que ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, la pérdida de memoria o los efectos del envejecimiento al reducir los radicales libres. El uso en dosis terapéuticas el arándano no presenta efectos secundarios o de toxicidad. Sin embargo, debe evitarse el uso prolongado de los preparados con hojas, ya que contienen arbutina e hidroquinonas, dos principios que, si se supera la dosis permitida o se prolonga demasiado el tratamiento, resultan tóxicos, pudiendo conllevar problemas de pérdida de peso e incluso alteraciones graves. La dosis ingerida de droga a través de las hojas no debe superar los 5 o 10 gramos por litro y su uso no debe prolongarse durante más de 7 días. Por su parte, los niños, las mujeres embarazadas y aquellas que se encuentran en el período de lactancia pueden consumir estos frutos y su zumo, ya que no existe evidencia que mencione que puedan ocasionar efectos adversos o tóxicos. En todo caso, debe tenerse en cuenta que la ingesta de los frutos de arándano debe ser mesurada para evitar trastornos del aparato digestivo como diarreas o dolores estomacales.


Información útil Publicado por Araceli Cascos ( Sevilla )

El arándano rojo deshidratado es una gran fuente de antioxidantes, que además de proteger nuestras células de los radicales libres, también son bajos en grasas y sodio, al ser de origen vegetal son indicados para bajar el colesterol, ricos en vitamina C y fibra.
Por su composición en antioxidantes  es especialmente indicado como protector de ciertas infecciones urinarias como la Cistitis.
Los arándanos rojos deshidratados tiene muchos efectos positivos para la salud y sus principales beneficios son:
- Disminuye el riesgo de padecer cáncer.  - Es un alimento cardiosaludable.
- Los arándanos rojos deshidratados son un protector natural del sistema nervioso.
- Alivia la inflamación de la artritis. - Refuerza el sistema inmunológico
- Promueve la salud del tracto urinario - Promueve la salud visual siendo de gran ayuda en enfermedades como la degeneración macular y la ceguera - Mejora las habilidades motoras.
La mayoría de los arándanos  deshidratados contienen azúcar que se añade para eliminar la extrema acidez del producto fresco. También se les suele cubrir con una fina capa de aceite vegetal para evitar que se peguen los frutos entre si. Lo bueno de este alimento es que es muy bajo en grasa saturada, colesterol y sodio. Lo malo es que la gran parte de las calorías de este producto provienen de los azúcares


Información útil Publicado por José Fernández  ( Orense )

Jugo de aloe vera con arándanos, mirtilo y luteína. Los antioxidantes y su importancia en la prevención de la salud, destacándose la utilización del jugo de aloe vera, gingko biloba, cardo mariano, té verde, uva negra y arándanos (entre otras especies vegetales ricas en fitonutrientes) por su acción neutralizante de los nocivos radicales libres. A tales efectos, se han asociado sinérgicamente en una combinación farmacológicamente equilibrada, las propiedades del jugo de aloe vera con las de los arándanos (rojos en una proporción equivalente a 35% de jugo natural y negros en una proporción equivalente a 3% de jugo natural); a las que se suman las actividades antioxidantes de la luteína, del selenio y del zinc. El arándano rojo (vaccinium macrocarpon) es un fruto de uso tradicional en américa del norte, que se presenta en forma de bayas de color rojo intenso y de sabor agridulce utilizado en la elaboración de jugos, mermeladas, dulces, etc. En su composición destacan los polifenoles, antocianidinas y proantocianidinas; especialmente estas últimas; por su capacidad inhibidora de la fijación de ciertas bacterias (escherichia coli) a las paredes de las vías urinarias, lo que da lugar al desarrollo de infecciones de este sistema, de muy alta incidencia en vastos sectores de la población (fundamentalmente mujeres y ancianos). Se ha comprobado en ensayos clínicos, que las proantocianidinas reducen también la fijación de bacterias sobre la mucosa gástrica (helicobacter pylorii, causante de las úlceras de estómago) y en la cavidad bucal (responsables del desarrollo de la placa dental). Simultáneamente con la acidificación de la orina provocada por la ingesta de arándanos, existe particular interés en su utilización por su capacidad para controlar y evitar las infecciones urinarias recidivantes, tan frecuentes en geriatría, y aliviar los síntomas irritativos urinarios. El arándano negro o mirtilo (vaccinium myrtilus), a diferencia del anterior, se presenta en forma de bayas de color azul oscuro, tradicionalmente utilizadas en tratamientos fitoterápicos de diarreas, trastornos gastrointestinales, estomatitis y faringitis. Sin embargo, sus principales indicaciones se orientan actualmente hacia el control de alteraciones oculares, vasculares y de la diabetes mellitus. De las hojas y frutos del mirtilo se han aislado varios principios activos, siendo los más importantes las antocianidinas, los flavonoides derivados de la quercetina, taninos y ácidos triterpénicos. Las antocianidinas del mirtilo ejercen una acción protectora sobre la pared vascular disminuyendo su permeabilidad y acelerando la regeneración del endotelio, lo que resulta de interés en el tratamiento de afecciones venosas como las várices y las hemorroides.
Poseen una gran capacidad antioxidante y notable afinidad por el epitelio pigmentado de la retina, que es la estructura ocular responsable de la visión y ajuste de la luz y oscuridad, sobre el que ejercen una acción filtrante y protectora frente a agentes físico-químicos ambientales que puedan lesionarla. Los beneficios sobre el órgano de la visión que aportan los extractos de arándanos negros, incluyen una sensible mejora en el aporte sanguíneo y en la oxigenación del ojo, como también en la captación de radicales libres que pueden provocar cataratas y degeneración macular. Brindan protección contra el glaucoma, debido a sus propiedades antioxidantes y estabilizadoras del colágeno y gozan del beneplácito general en la prevención de la retinopatía diabética. En este sentido, se recuerda que en el período que precedió a la utilización generalizada de la insulina, la decocción de hojas de mirtilo era uno de los recursos fitoterápicos más importantes en el tratamiento de la diabetes. Los arándanos son una fuente importante de vitamina c y de ácido elágico, un antioxidante dotado de capacidad para bloquear los sistemas enzimáticos que necesitan las células cancerosas para multiplicarse.
La luteína es un carotenoide (dihidroxicarotenoide) presente en el maíz, col rizada, espinacas y otros vegetales de hoja verde oscuros que actúa por un doble mecanismo: como filtro de la luz azul (radiación azul de alta frecuencia) y como antioxidante, neutralizando los radicales libres inducidos por la luz. Cuando ingresa al organismo aportada por los vegetales citados o en forma de suplemento dietético, la luteína se deposita específica y selectivamente en la mácula lútea; área de la retina responsable de la visión aguda y central; previniendo la aparición de patologías oculares severas como la degeneración macular y las cataratas.

El selenio, bajo la forma de selenito sódico, es un oligoelemento que posee una importante actividad antioxidante y estimulante del sistema inmunitario , al mismo tiempo que juega un importante papel como activador de un enzima clave en los mecanismos de desintoxicación hepática; la glutatión peroxidasa.
Se halla presente en los alimentos con elevado contenido proteico, siendo una excelente fuente de selenio el pescado, las carnes, el pollo, los cereales y las nueces. Es un antioxidante enérgico que bloquea la acción de agentes químicos cancerígenos y neutraliza los radicales libres generados, previene el cáncer de piel, favorece la formación de anticuerpos, ejerce una acción depurativa y desintoxicante hepática y facilita la eliminación de metales pesados como cadmio, mercurio, arsénico, plomo, etc. El tabaco, el alcohol, las amalgamas dentales, los alimentos ahumados y la radiactividad disminuyen los niveles de selenio, propiciando el desarrollo de patologías asociadas con aumento en la generación de radicales libres. El zinc, como sulfato de zinc, es un mineral traza u oligoelemento como el selenio, que resulta de capital importancia para la actividad de más de ochenta enzimas involucradas en diferentes procesos metabólicos celulares. Se halla presente en los cereales, carnes, productos lácteos y huevos en muy pequeñas concentraciones. Conjuntamente con el cobre, el zinc es el activador de otra enzima fundamental en los mecanismos de desintoxicación hepática y neutralización de radicales libres; la superóxidodismutasa (sod). También participa en los procesos asociados con las respuestas del sistema inmune y en la síntesis de testosterona, hormona masculina; estando relacionados sus niveles con el funcionalismo de vesículas seminales y próstata. En este sentido, se ha comprobado que el zinc juega un rol importante en la motilidad de los espermatozoides conjuntamente con los niveles de fructosa en el plasma seminal. De allí su importancia en los tratamientos de infertilidad masculina. Asimismo el zinc es importante para el crecimiento de uñas y cabellos sanos y asociado con el selenio, incrementa el potencial antioxidante del organismo frente a los radicales libres. Indicaciones:
– se sugiere su utilización en procesos infecciosos de las vías urinarias.
– patologías asociadas con diabetes mellitus.  – retinopatías y como prevención de las mismas.
– prevención de cataratas y degeneración macular.  – afecciones venosas (varices, hemorroides).
– antioxidante y depurativo.  – terapia anti-envejecimiento.
Dosis recomendada.: 2-3 cucharas soperas/ 3 veces por día.


La información de las plantas medicinales y productos naturales que aportan nuestro visitantes en este sitio web debe tenerse en cuenta únicamente con fines informativos. Antes de utilizar y poner en práctica cualquier consejo aportado por nuestros visitantes, se debe consultar a un médico, no siendo recomendable el auto-diagnóstico ni la auto-medicación.