Tónico Cutis Exialoe con Aloe vera, opiniones, testimonios, información

Tónico Cutis Exialoe

Tónico Cutis Exialoe

Tónico astringente con Aloe Vera, ideal para cutis graso o acnéico. Elimina de manera efectiva y profundamente la grasa y suciedad que se acumula en los poros de la piel.
Es un extraordinario tónico por sus propiedades antisépticas, astringentes y desinfectantes, lo cual lo hace imprescindible en todo tratamiento contra el acné, barrito de la cara, enquistados, etc.
Se puede utilizar en preparación de mascarillas para pieles grasas.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Sí tienes los derechos de autor de algún texto enviado por visitantes de nuestra Web y quieres que lo eliminemos,

te agradeceremos que nos avises enviándonos un mensaje a info@aloefabrica.com para eliminarlo lo antes posible.


Información útil Publicado por Gloria Lopez  ( Girona )

El aloe vera es muy beneficiosa para el cuidado de la piel hidrata, suaviza, limpia y regenera. Penetra las tres
capas de la piel la epidermis, la dermis y la hipodermis y expulsa las bacterias y los depósitos de grasa que tapan los poros. El gel de Aloe tiene una capacidad hidratante y penetrante cuatro veces superior al agua, lo que multiplica su eficacia. Al penetrar, la acción de sus nutrientes naturales, los minerales, las vitaminas, los
aminoácidos y las enzimas estimulan la reproducción de nuevas células, pues es un portentoso regenerador celular, cicatrizante, tonificador y de alta penetración en la piel. Usado con regularidad evita las arrugas prematuras y retarda las propias de la edad. Reduce el tamaño de los poros abiertos. El aloe vera también puede usarse debajo del maquillaje, aunque, al ser astringente, debe combinarse con alguna crema hidratante, mejor si
ésta lleve aloe entre sus componentes. El zumo de aloe vera ingerido en ayunas y aplicado exteriormente ha
dado muy buenos resultados en casos de psoriasis y erupciones eccematosas. El Aloe Vera tiene una acción similar a los esteroides como la cortisona, pero sin los efectos nocivos de ésta. También es un excelente filtro solar de los rayos ultravioletas y elimina las manchas causadas por el sol si se usa regularmente durante un tiempo prolongado. El aloe vera es excelente usado después del afeitado pues en pocos instantes regenera muchas de las células que la cuchilla ha roto a su paso. Quien use el Aloe Vera como after shave notará un gran
alivio. Usado después de la depilación evita rojeces, erupciones y granos, cerrando rápidamente los poros dilatados. En el cuidado del cabello, el aloe le dará brillo, fuerza y protección, reduciendo a la vez la grasa y la caspa del cuero cabelludo. El aloe es excelente como tratamiento en primeros auxilios como quemaduras, cortes, picaduras de insectos, arañazos etc. Alivia el dolor y reduce la posibilidad de infección y de cicatrices, mientras que agiliza el proceso curativo. Además, debido a que es absorbido rápidamente, no entorpece cualquier posible tratamiento médico posterior. Antes de aplicar cualquier tratamiento a nuestra piel debemos saber
qué tipo de cutis tenemos y cómo podemos cuidarlo. Existen diferencias, se puede decir de forma genérica que
existen tres tipos de pieles grasa, seca y normal o mixta. Especialistas añaden un cuarto tipo, que es la piel sensible, pero este tipo de piel se puede dar en cualquiera de los tres casos anteriores y más que una categoría aparte es una característica asociada a la misma. En primer lugar hay que saber como se aplica en diferente tipo de piel es la grasa que ésta genera. Sabiendo esto resulta mucho más sencillo aclarar el tipo de piel tenemos, qué
problemas es más propensa a padecer y cómo se deben tratar. Para distinguir un cutis graso debemos observar varias señales frente al espejo: suelen destacar los brillos, son pieles de poros dilatados y brillantes en exceso, comúnmente rechazan el maquillaje, que suele correrse debido a la acción de la grasa, ya que ésta forma una
película donde los productos cosméticos se fijan con mayor dificultad. Son pieles con una mayor tendencia acnéica en las que con frecuencia se desarrollan puntos negros, conviene tratarlas con un producto astringente, como el gel de aloe, que las protege y las nutre al mismo tiempo que reduce el exceso de grasa. No hay que dejar de hidratarlas para mantenerlas jóvenes y tersas, para ello es necesario usar una crema hidratante o hidronutritiva libre de grasa. Es justo el caso contrario del cutis graso, en este tipo de piel las glándulas sebáceas no producen suficiente sebo y la carencia de grasa da como resultado una piel áspera y mate en la que los poros están casi cerrados. Tiende a resecarse con el simple efecto del aire y en algunos casos llega a cuartearse. Este tipo de pieles requiere más cuidados que el cutis graso o normal, pues tiende a envejecer prematuramente. Debemos aplicar diariamente una crema nutritiva rica en aceites vegetales (almendras, aguacate, oliva…) y vitaminas, en especial vitaminas E y A (Retinol), que combaten los efectos de los radicales libres y el envejecimiento prematuro. Tampoco podemos descuidar la hidratación, para mantener la piel hidratada es preciso aplicar una crema humectante, preferiblemente después de la ducha y con la piel aún mojada. Complementando todo esto una precaución: evitar la exposición prolongada al sol. Seguro que has oído hablar de la famosa T. La piel normal o mixta se caracteriza por un exceso de grasa en la T (frente, nariz y mentón) y sequedad en pómulos y mejillas. Es el tipo de piel que más fácil de cuidar, pues tanto la zona grasa como la seca son menos extremas. En primer lugar (esto vale para todos los tipos de pieles) procurar no
castigarla demasiado exponiéndola de forma prolongada al sol o situaciones de contaminación, exceso de humos, etc. Normalmente una buena limpieza y una hidratante suelen ser suficiente, en la T un gel de aloe va bien para rebajar la grasa, y en pómulos y mejillas una hidronutritiva. Cualquier tipo de piel (grasa, seca o
normal), además puede ser sensible. Estas pieles reaccionan con manchas, sarpullidos, dermatitis o rojeces ante cambios emocionales, de temperatura, situaciones de estrés, etc. Suelen ser brotes pasajeros que desaparecen enseguida, a veces también asociados a uso de algún tipo de crema, pues son pieles proclives a las alergias.
Procura utilizar productos hipoalergénicos, haz siempre la prueba del algodón: moja un algodón con una pequeña cantidad del producto que vayas a aplicarte, frota en la muñeca y observa si tu piel reacciona con algún tipo de brote, si no es así puedes aplicarte el producto, que ha de ajustarse a los cánones del tipo de piel que tengas y que hemos explicado en los puntos anteriores. A veces no basta con aplicar el producto adecuado, además hay que hacerlo de la forma correcta. Siempre que empleemos una crema para la cara debemos recordar que es importante tener el cutis bien limpio, eso lo conseguiremos lavándonos con un jabón neutro antes de la aplicación; para que el resultado sea óptimo hay que user al menos una vez por semana un gel exfoliante y aplicarse una mascarilla un par de veces al mes, con eso conseguiremos que los poros estén bien abiertos y listos para recibir y absorber con facilidad. También es importante dar un masaje suave y en círculos la
zona donde nos vamos a aplicar la crema, además de los poros abiertos es conveniente que los capilares se activen y reciban el caudal de nutrientes. El último factor a tener en cuenta antes de aplicar la crema es usar un producto que favorezca la penetración del cosmético para su máximo aprovechamiento, para ello nada mejor
que el aloe, que además de aportarte nutrientes mejorará enormemente la penetración de todos los componentes de la crema que usemos, eso se debe a su alto contenido en lignina, un compuesto que acelera y favorece la absorción. El aloe podrás aplicarlo en todos los tipos de pieles si tenemos la piel seca mezclar un gel de aloe con aceite de oliva, aguacate o almendras dulces para conseguir una excelente nutritiva. Si tenemos la piel grasa usar el gel solo, es astringente y reduce el exceso de grasa, quizá notemos una cierta tirantez al principio, si nos molesta basta con aplicarnos el gel después de la ducha, con la cara aún húmeda, así conseguiremos una perfecta hidratación sin engrasar la cara. Si tienes la piel normal o mixta podemos usar el gel de aloe sin mezclar, aplicándolo hasta su total absorción. También podemos usar el gel de aloe con retinol para darle firmeza a la piel, da un masaje en una sola dirección unos instantes hasta su absorción, el aloe fomenta la producción de colágeno y tiene un efecto exfoliante por lo que también combate las manchas y las arrugas, es un auténtico multiusos. Para cuidar tu piel, también podemos usar el aloe para curarla. Utilizando el gel de aloe para marcas de acné, cicatrices, manchas de la cara, o cualquier otra imperfección de la piel, también
podemos usarlo como gomina después de la ducha, fortalecerá nuestro pelo y lo mantendrá sano y bonito.


La información de las plantas medicinales y productos naturales que aportan nuestro visitantes en este sitio web debe tenerse en cuenta únicamente con fines informativos. Antes de utilizar y poner en práctica cualquier consejo aportado por nuestros visitantes, se debe consultar a un médico, no siendo recomendable el auto-diagnóstico ni la auto-medicación.